official-store-logo
Nuevo

El Gobierno De Las Palabras. Política Para Tiempos De Confus

94000 pesos

Hasta 36 cuotas

Envío gratis a nivel nacional

Conoce los tiempos y las formas de envío.

¡Última disponible!

Información de la tienda

Libreria de la U
Libreria de la U

Tienda oficial de Mercado Libre

Medios de pago

Tarjetas de crédito

¡Paga en hasta 36 cuotas!

Mastercard
Visa
American Express
Diners

Tarjetas de débito

Mastercard Débito
Visa Débito

Efectivo en puntos de pago

Efecty

Características principales

Título del LibroEl gobierno de las palabras. Política para tiempos de confusión
AutorJuan Carlos Monedero
IdiomaEspañol
EditorialFondo de Cultura Económica
Edición2009
FormatoPapel
MarcaFondo de Cultura Económica

Otras características

  • Género del libro: Ciencias sociales y humanísticas

  • ISBN: 9788437506319

Descripción

NOMBRE COMPLETO
El gobierno de las palabras. Política para tiempos de confusión
_____________________________________________________

INFORMACIÓN ADICIONAL

- Estado: Nuevo
- Editorial: Fondo de Cultura Económica
- ISBN: 9788437506319
- Autor: Juan Carlos Monedero
- Formato: Libro Impreso
- Año de edición: 2009
- Páginas: 289
- Peso: 540 gr
- Tamaño: 16.5 x 23 cm

_____________________________________________________

DESCRIPCIÓN:

En la Roma clásica, a los esclavos se les llamaba ; en la Alemania nazi, los judíos eran ; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.instrumenti vocali; en la Alemania nazi, los judíos eran ; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.unmenschen; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.El capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.El lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.


Preguntas y respuestas

Pregúntale al vendedor

Nadie ha hecho preguntas todavía.

¡Haz la primera!